Del otro ladoDestacadasMirador

Que sean muchos más

Chicago, IL.- En incontables ocasiones he denunciado a los políticos corruptos y empresarios cómplices en la desviación de los recursos públicos. Esta vez, nuevamente, tengo tela de dónde cortar con la detención el presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, y la orden de aprehensión contra el ex titular de Pemex, Emilio Lozoya Austin.

La acción judicial contra ambos personajes ocurre luego de que la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público identificó operaciones “que presuntamente no proceden de actividades lícitas” y, por lo tanto, “podrían derivar de actos de corrupción”.

Pero qué exactamente generó la persecución de tan distinguidos señores. Todo comenzó en el 2013, en los inicios del gobierno del priísta Enrique Peña Nieto. El titular de Pemex, Emilio Lozoya, ordenó la compra de la empresa Agro Nitrogenados por un monto de 475 millones de dólares.

Sin embargo, esa subsidiaria de Altos Hornos de México S.A. de C.V era totalmente inútil porque había estado inoperante por 14 años y su equipamiento tenía una antigüedad de al menos tres décadas. Agro Nitrogenados era un elefante blanco, en pocas palabras.

Para revivir a la compañía inservible, Pemex invirtió 760 millones de dólares para lograr la rehabilitación de la planta, cuya compra implicó a la empresa brasileña Odebrecht, que ha admitido sobornos multimillonarios para adjudicarse obras públicas en varios países latinoamericanos.

Hasta ahora el caso de corrupción comprobado a Odebrecht no había tenido ninguna consecuencia en México, pero parece ser un buen comienzo para ir contra los incontables políticos corruptos y empresarios cómplices que se han robado los recursos públicos, sobre todo en la pasada administración de Enrique Peña Nieto.

Ojalá la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público siga investigando las múltiples desviaciones de fondos del erario y actúe en consecuencia, sin miramientos. Espero que muchos políticos, funcionarios y empresarios acaben en la cárcel por ladrones. Que todos ellos sean un ejemplo para quienes en el futuro se atrevan a robarse el dinero de los mexicanos.

Vicente Fentanes

News writer en Univisión, Chicago. Estudió Periodismo en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba