DestacadasLas muchas verdadesMirador

La mitad

Versa el dicho popular que cuando abandonar ya no es una opción, te encuentras a mitad del sexenio, digo, del camino. Justo el día de mañana se cumplen los primeros tres años del presidente López Obrador y dictar un saldo es un tema complejo.

Es verdad que la polarización que produce el simple nombre de Andrés Manuel López Obrador en el país es un tema digno de estudio y también es cierto que Querétaro es uno de los estados donde menor percepción aprobatoria tiene.

De acuerdo a la evaluación presidencial publicada esta mañana por Consulta Mitofsky, el presidente tiene una aprobación a nivel nacional de más del 65 por ciento de la población, inclusive en Tabasco –su tierra natal- y Campeche mantiene índices arriba del 80 por ciento, un porcentaje realmente elevado al igual que en Baja California, Oaxaca, Quintana Roo, Nayarit, Guerrero, Tlaxcala, Sinaloa, Baja California Sur y Morelos donde le otorgan calificaciones por arriba del 70 por ciento.

En esta encuesta, solo dos entidades le otorgan calificación reprobatoria al presidente. Sí, lo adivinó: Jalisco y Querétaro con el 49.8 y el 47.2 por ciento respectivamente. Y aun así, el presidente habría ganado casi 3 puntos porcentuales en relación a la medición del mes de octubre, donde los queretanos le daban el 44.3 por ciento.

Podrán decir misa sobre los estudios y encuestas de opinión y sus notables márgenes de error, sin embargo, esta desaprobación de Morena, sí se vio reflejada más o menos coherentemente en las pasadas elecciones estatales.

Los datos cuantitativos son una cosa, pues habrá que ver qué ha sucedido con el paso de la 4T en Querétaro y por qué a los queretanos no más no les cuadra el tema:

Dicho por el gobernador del estado Mauricio Kuri González, Querétaro no es un estado que se haya visto favorecido en presupuesto por la llegada de la 4T, sino todo lo contrario. El mandatario se ha quejado de que, en tiempos del Tlatoani Peña Nieto, la entidad tenía un aumento presupuestal anual cercano a 5 mil millones de pesos, sin embargo, con la llegada de López Obrador, ahora solo nos incrementan el presupuesto en menos de 2 mil millones de pesos. Parecen cifras nada más, pero en ese recorte de 3 mil millones de pesos, bien podría caber el presupuesto de municipios enteros como Huimilpan o El Marqués.

Otra explicación lógica podrán ser las políticas económicas del presidente, en un estado con vocación industrial. Si bien, el presidente goza de una aprobación de casi 83 puntos entre los campesinos; de 72 puntos del comercio informal y del 70 por ciento de los empleados, el único sector que le otorga una calificación reprobatoria al presidente son los empresarios, que de por sí han señalado en muchas y variadas ocasiones su descontento, el cual se plasma con un 52.1 por ciento de desaprobación.

En lo político, la mano de López Obrador no ha estado alejada de los escándalos en tierras queretanas: primero, la extrañeza de proponer a Gilberto Herrera, -quien había ganado su escaño en el senado-, como ‘súper delegado’ del Bienestar en la entidad, y poner en su lugar a Juan José Jiménez quien después se le quiso trepara a las barbas.

El segundo movimiento, ya en tiempos preelectorales fue el pedirle a Santiago Nieto no buscar la candidatura de Morena a la gubernatura, pero más extraño aún, fue el permitir la renuncia de Gilberto Herrera a la delegación de Bienestar, solo para no darle a él tampoco la candidatura y regresarlo al senado.

La candidatura quedó en manos de su amiga, la ex magistrada Celia Maya por un dedazo, que diga, consulta. Situación que a la postre, acarreo una avalancha de problemas internos que llevaron a un rotundo fracaso electoral de Morena en Querétaro.

Y desde luego, la más reciente sacudida de la configuración política estatal, fue sin duda, la expulsión de Santiago Nieto Castillo como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, apenas unas horas después de haberse casado en Guatemala, por razones que parecen ser más personales que profesionales y en donde muchos morenistas que veían en el sanjuanense Nieto Castillo al único baluarte presentable de cara al 2024 quedaron evidentemente desencantados.

Pero no todo ha sido polémico para López Obrador en Querétaro, sin duda, la altura política que sostuvo en sus primeros años con el gobernador, Francisco Domínguez y ahora con Mauricio Kuri ha hecho enfurecer a los expertos que preveían una relación ríspida y de enemistad entre los gobiernos federal y estatal. También es cierto que aunque Kuri y López no se llevan de piquete de ombligo, no ha habido más que palabras de colaboración entre ambos.

Para muestra, la gestión del proyecto Acueducto III, una de las obras insignia de Mauricio Kuri para solucionar la problemática del abasto de agua en la zona metropolitana, en la que ha sido recibido en buenos términos por el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López y por el director de Conagua, Germán Martínez Santoyo.

Otro punto bien manejado hasta el momento por el gobierno federal, ha sido la coordinación de la campaña de vacunación contra el Covid-19. Un tema que sin duda alguna marcará no solo a este sexenio federal, sino a la década será la pandemia y es de resaltar que las brigadas Correcaminos coordinadas por la Secretaría del Bienestar, tienen a Querétaro con más de un 95 por ciento de la población mayor de 18 años con al menos una dosis y el 85 por ciento con el esquema de vacunación completo.

Además, justo hoy se arranca con los jóvenes de 15 a 17 de los municipios de Huimilpan y Corregidora.

El análisis desde luego es bastante complejo para agotarlo en unos cuantos párrafos y la mejor opinión como siempre es de usted. Por cierto, para cerrar este espacio, le cuento que en los pasillos del gobierno estatal hay un fuerte rumor sobre el posible cese de un funcionario de primer nivel, que sería el primero de esta administración. Ya veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba