DestacadasLas muchas verdadesMirador

El cierre

Se extinguen las campañas políticas 2021. Un proceso electoral atípico llega a su fin con más normalidad de lo que se preveía aquel 4 de abril cuando arrancaron en medio de la pandemia. Muchas cosas habrán cambiado en los últimos dos meses y queda por delante la contienda.

Los cierres de campañas se realizaron de acuerdo al viejo manual del que siempre hemos hablado, con tambora, festival, grandes escenarios y una muchedumbre de seguidores –en el peor de los casos acarreados- con banderas y beligerante actitud a las medidas sanitarias.

Los cubrebocas son religiosamente portados del color emblemático del partido en cuestión, guinda, azul, rojo, amarillo, naranja, rosa, verde… todos inevitablemente son relegados a la barbilla para que las porras y los gritos puedan resonar con mayor fervor entre el anonimato de la multitud.

Todo luce igual que antes de la pandemia y parece estar justificado por el reciente decremento constante en el número de casos activos de coronavirus, el avance en la vacunación de los grupos vulnerables y el reducido porcentaje de camas ocupadas en el antiguo hospital general -hoy hospital covid- el cual llegó al 7 por ciento.

La pugna por lograr una percepción en el electorado a través de las encuestas llegó a niveles inexplorados y vaya que la encuestitis es cosa de cada elección.

El negocio de las encuestas, se ha vuelto una especie de maleficio utilizado por los candidatos para causar ruido, molestia y a su debida proporción, impacto mediático: aunque resulta molesto ver cada una de las encuestas por saber de ante mano que cada una viene ‘amañada’ por el personaje, partido u organización que las paga, uno no puede dejar de mirarlas. 

Paréntesis curioso: No me lo va a creer, pero justo mientras escribo estas líneas sonó el celular. El identificador de llamadas no mostraba un nombre conocido, solo el número 4428 88 15 02. Y quién cree usted que podría tener el desparpajo de molestar un lunes de madrugada con una llamada telefónica, sí, la voz de una grabadora de parte de una “encuestadora”, preguntando por quién votaría si las elecciones fueran el día de hoy.

Ejemplos claros que difícilmente se volverán realidad o que difícilmente reflejan “una fotografía” de la realidad que se ve hoy en día son encuestas como la que circuló el PRI en Corregidora, donde aseguran que el candidato Héctor González tiene el 25.3 por ciento de las preferencias sobre el 25.1 por ciento del PAN.

Puede cuestionarse la encuesta desde que la pregunta señala: “Si hoy fueran las elecciones. Independientemente de tu ideología política ¿por quién de los candidatos vetarías?

En la capital de Querétaro, Arturo Maximiliano asegura –sin mencionar ninguna casa encuestadora- que Morena aventaja con 5 puntos sobre Luis Nava, quien a su vez, hoy presume una encuesta publicada por El Universal en donde el PAN aventaja con un amplio margen.

Las encuestas, en el mejor de los casos, son instrumentos que utilizamos tanto los medios de comunicación, como los candidatos y los partidos políticos para tener un termómetro con rigor estadístico del sentir de la ciudadanía. Sin embargo, cuando el negocio de las encuestas es regido por quienes pagan un estudio de esta naturaleza, no son más que un instrumento político para influir en la percepción del electorado. Para meter miedo o calambres al rival, lo cual, es inevitable.

Celia Maya de Morena, ni siquiera mencionó una encuesta, sino un ‘sondeo’ en el que ya aventaja a Mauricio Kuri, quien en todas las encuestadoras nacionales, aparece con una ventaja avasallante.

La realidad podría ser un promedio de todas combinadas y al final de cuentas, ya se han equivocado los pronósticos en muchas ocasiones y si no pregúntenle a Trump, a Hilary Clinton o al mismo Andrés Manuel.

El clima electoral parece sereno a pesar de las incidencias como la agresión a Walter López a quién le patearon la puerta de su casa y le gritaron insultos homofóbicos. Lo que Querétaro espera es una jornada electoral sin incidencias graves.

Quedan dos días de campaña y siete para el día D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba