DestacadasSubterráneo

Buscan unidad provocan indisciplina

La designación de candidatos, que intenta mantener la unidad con el reparto de posiciones entre los liderazgos internos chocó con las ambiciones de quienes aspiran a los cargos de elección popular en disputa, que evidenciaron desaseo con el que se manejaron dichos proceso.

Concebida como un elemento para preservar la unidad al interior de los partidos políticos, ya que permitirían un reparto equitativo de posiciones entre los grupos de poder y liderazgos internos, la designación de candidatos ha provocado que la disciplina partidista se rompa y tenga hoy a los principales institutos políticos impugnados

Para este proceso electoral, todos los partidos optaron por el método del ‘dedazo’, mediante el cual sus dirigencias -a través de sus diversos órganos electorales internos- se arrogaron la capacidad para decidir quién abanderaría cada una de las fórmulas con las que contendería en el proceso electoral federal y estatal y local.

Y desde el principio marcaron las reglas. Sin embargo, el resultado no fue el esperado.La designación de candidatos y el reparto de posiciones chocó con las ambiciones de quienes aspiran a los cargos de elección popular en disputa, que evidenciaron desaseo con el que se manejaron dichos procesos.

Tan pronto como estuvieron abiertas las convocatorias, la necesaria negociación para que sólo los ‘bendecidos’ se registraran, la pretendida unidad dio paso al desorden y este a las impugnaciones.
Así, tanto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como Acción Nacional (PAN) han sido sentados en el banquillo de los acusados por la designación de sus candidatos al Senado de la República, que en el imaginario político local se asume como la antesala de la gubernatura, por los diputados federales Braulio Guerra Urbiola y Armando Rivera Castillejos, respectivamente

En el PRI, a la convocatoria al Senado -donde sólo había dos posiciones y una era para mujer- llegaron cuatro aspirantes. Además del designado Ernesto Luque Hudson, se registraron los diputados federales Hugo Cabrera Ruiz y Braulio Guerra Urbiola, así como el exdirigente estatal Jesús Rodríguez Hernández.

En el PAN el registro del legislador federal Armando Rivera Castillejos evidenció la unidad interna, ya que rompió el proyecto de designaciones de su compañera en la Cámara Baja, María Guadalupe Murguía Gutiérrez, y el presidente municipal de El Marqués, Mauricio Kuri González.

Si bien son las únicas posiciones que por su relevancia se encuentran impugnadas, no fueron las únicas que evidenciaron como lo que empezó como un intento de mantener la cohesión interna terminó en indisciplina.

La presidencia municipal de Querétaro, la llamada ‘joya de la corona’, también atrajo la atención de más de un aspirante en los partidos.

El diputado local Mauricio Ortiz Proal, quien desde 2009 en que regresó a Querétaro como regidor en la capital queretana su proyecto ha sido ser candidato del PRI a la Presidencia Municipal, se registró como aspirante a esa posición, para competirle al dirigente municipal Francisco Pérez.

En Acción Nacional las cosas fueron aún más complicadas. Con un presidente municipal, Marcos Aguilar Vega, con la posibilidad de solicitar la reelección y un diputado federal, Gerardo Cuanalo, haciendo campaña durante dos años y medio, la competencia interna se les complicó para colocar al designado Jefe de la Oficina de la Gubernatura, Luis Bernardo Nava Guerrero, lo que obligó a una intensa negociación. La unidad aún está en duda

Otro que retó al método, fue el sanjuanense Gustavo Nieto Chávez. Él operó y organizó el reparto de posiciones del PRI en su municipio para quedarse con la candidatura a diputado federal por el distrito 2. Al final, el candidato llegó desde la capital del país encarnado por el secretario particular del coordinador de la bancada priista en San Lázaro, el mexiquense César Camacho Quiróz, quien impuso al tequisquiapense Luis Antonio Macías Trejo.

En el PAN, ocurrió lo mismo en las presidencias municipales de Corregidora, donde Pedro Carrasco Trejo y Leticia López Ronquillo, se registraron para la candidatura que le sería otorgada a Rogelio Vega Vázquez Mellado, Jefe de Gabinete Municipal; en Huimilpan hicieron lo propio María García Pérez, Jairo Iván Morales Martínez y Leticia Servín Moya; en Peñamiller la buscan Rosa Hilda Hernández Rivera y Rosa María Hernández Rubio; en Tequisquiapan donde Karla Liliana Piñeira Domínguez le disputará la posición a Gustavo Pérez Rojano; y en Tolimán están Ma. Guadalupe Alcántara De Santiago y María del Pilar Sánchez Valencia.

Redacción El Queretano

Informamos y disfrutamos Querétaro. Hacemos periodismo útil y revelador. El Queretano es nuestras historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba