ArteriasDestacadas

Llenan la cancha de sueños, son la Resistencia Albiazul

La historia del Querétaro F.C.  tiene sus múltiples vaivenes, han ascendido, han descendido, han cambiado de dueño, han estado al borde de la desaparición; sin embargo, a su lado y a pesar de todo, la afición local siempre ha sido, en palabras de algunos jugadores que han portado el mote de Gallos Blancos, lo mejor que tiene el club.

En las diferentes zonas de la tribuna del colosal estadio Corregidora, se pueden encontrar un sinfín de historias, diferentes estilos de vida y diferentes maneras de apoyar y alentar al once queretano, lo que otorga un abanico de posibilidades tan amplio que va desde los grandes empresarios, hasta los avatares más emblemáticos y cargados de estereotipos de los barrios citadinos.

Estos últimos, en su  mayoría, son quienes componen uno de los  sectores más destacables del graderío: la cabecera norte, zona donde dicen, solo están aquellos que viven con verdadera pasión el azul y negro de la oncena queretana, ellos son  la Barra Brava Resistencia Albiazul, quienes a la voz de “llenamos la cancha de sueños” se han convertido en un elemento imprescindible para el equipo sin el cual algunos sucesos de la historia en el futbol de Querétaro no serian comprensibles.

La “Resis”, es considerada una de las más fieles del medio futbolístico en el país debido a su presencia en todos y cada uno de los encuentros del equipo, de visitantes o de locales, con alrededor de 17 años de existencia como barra organizada, han demostrado el espíritu aguerrido de toda la afición albiazul que lo único que le exige a sus jugadores, en la derrota o en la victoria, es garra, pasión, entrega y orgullo por la camiseta y los colores de la institución.

La premisa para ser parte de esta barra es sencilla: buscar fomentar el apoyo a Gallos Blancos de Querétaro, aportando algo siempre hacia la comunidad que conforman  y por supuesto, el requisito indispensable para todo aquel que busque apoyar  desde la cabecera norte es cantar y bailar desde el minuto 1 hasta que el árbitro de el silbido final, de lo contrario la barra te hará saber que ese no es tu lugar.

DE LA CANCHA A LAS CALLES

El espectáculo de La Resistencia en el estadio muchas veces recae en lo indescriptible y en ocasiones roza lo sublime, los tambores y los cánticos que enchinan la piel, acompañados de las grandes mantas que abarcan todo un costado del estadio, han generado un ambiente de camaradería y gozo que ha superado las fronteras del enrejado sector del Corregidora y esto para fortuna de nuestra ciudad ha tenido un impacto tan positivo que incluso ha roto los paradigmas que se tienen sobre este tipo de agrupaciones en el futbol mundial.

El trabajo que la barra ha realizado en las calles va desde colectas de juguetes o víveres, según sea el tema, hasta canalizar el talento de muchos de sus integrantes, impregnando los barrios con murales dedicados a los valores  y la pasión que sus lideres promueven, asimismo,  la avenida universidad es testigo cada jueves por las noches de los ensayos de la banda, quienes aportan un elemento mas a la cultura futbolística local, buscando ser agentes de cambio todos unidos bajo una misma meta, lo que nos deja ver que el deporte inyecta algo más que entretenimiento a nuestra sociedad y su cultura es parte de la sangre que corre por las arterias de nuestra ciudad y ellos lo reafirman con la frase que mejor los define: “ TODAVÍA NO HICIMOS LO MEJOR”.

Etiquetas

Redacción El Queretano

Informamos y disfrutamos Querétaro. Hacemos periodismo útil y revelador. El Queretano es nuestras historias.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar