DestacadasTráfico

Eventos masivos deterioraron Plaza Santa María

Los conciertos, actos políticos masivos y otras actividades multitudinarias deterioraron la estructura de la Plaza Santa María, ahora en venta, señalaron los cronistas Andrés Garrido del Toral y Gustavo Pérez Lara.

Resaltaron que, a lo largo de la historia de Querétaro, esta no fue la única plaza de toros, pero sí se le llegó a considerar “una de las más bellas del mundo”, aunque su aforo máximo era de 10 mil personas, que se superó en algunas ocasiones y eso tuvo consecuencias en la estructura.

“El pueblo queretano es muy taurino, desde la época virreinal existió una plaza de madera, que era la mitad del Jardín Zenea actual y luego se construyó la Plaza Colón a un lado de la Alameda, ahora llamada Miguel Hidalgo, la Alameda es de 1790, para darnos una idea de lo vieja que era la Plaza Colón en Zaragoza con avenida Colón, donde ahora está una panificadora. Esta no era peregrina, no era una plaza de madera, era de cal y canto y al ser destruida por el gobierno de Manuel González Cosío en 1961, el queretano se puso muy triste y empezaron a improvisarse corridas”, recordó Andrés Garrido.

La presión social, mediante corridas de toros para exigir una plaza, llevó a que Nicolás González Jáuregui decidirá construir la Plaza de Toros Santa María que se terminó en diciembre de 1963. La plaza, considerada como una de las más bellas del mundo, tenía un aforo máximo de 10 mil personas y “ya resentían, sus cimientos, su estructura, porque temblaba mucho en eventos masivos”.

“La empezaron a dañar con conciertos masivos, como la banda Maguey, El Buki, la banda Limón y otras y cuando uno estaba adentro, la plaza temblaba, ya es un peligro de protección civil. Querétaro va a extrañar ese monumento y más los taurinos”, dijo Garrido del Toral.

El también cronista Gustavo Pérez Lara confirmó que a principios de este siglo hubo conciertos que deterioraron la construcción y resaltó que a mediados de los 70s fue un lugar en el que se organizaron funciones de lucha libre, donde se presentaron figuras como El Santo, Mil máscaras y Tinieblas, incluso, en el año 2000, fue el sitio donde el presidente Vicente Fox cerró su campaña como candidato.

Para ambos cronistas, el tema de la venta de la Plaza de Toros es también una discusión en materia de protección civil, porque el deterioro de la estructura es evidente a partir de los diversos actos masivos a lo largo de su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba