Tráfico

2024: el Rock de la Cárcel

MIRADA AL MUNDO/Rogelio Ríos/Mayo 20, 2022

* Las campañas electorales del sucesor de López Obrador se consumirán probablemente en el morbo de arrestos, juicios y encarcelamientos de actuales funcionarios en lugar de propuestas y estrategias para rescatar a México de sus ruinas.

«Todo el mundo en la prisión corrieron a bailar el rock», Los Teen Tops

Por casualidad me topé en YouTube un video con la grabación del “Rock de la Cárcel”, de los legendarios Teen Tops y su cantante Enrique Guzmán (en el año del caldo de 1960), por lo que, al fin, pude encontrar el título adecuado que buscaba para el tema de la columna de hoy.

Me ha dado vueltas y vueltas en la cabeza, desde hace días, que la mejor bandera electoral en el 2024 para la Oposición al Gobierno de López Obrador sería, ironías de la vida, la “lucha contra la corrupción” y la crítica a la “mafia del poder”, dos de los principales mantras morenistas. Les doy mis razones.

En época electoral, ambos lemas fueron un hit seguro en contra de quienes los usaron en el 2018 con tan buenos resultados. Para el 2024, tras seis años de una gestión pública federal descuidada e incompetente. llena de irregularidades y posibles delitos, además de mediocres resultados, formarán una legión los funcionarios de la Cuarta Transformación que habrán de rendir cuentas y pasar a los tribunales.

No será suficiente Almoloya para albergarlos a todos. Incluso en el escenario del triunfo de un candidato morenista, la purga interna será feroz entre las facciones de Morena: no habrá mejor fuente de legitimidad que meter a la cárcel al que antes ocupaba el puesto, empezando por la Presidencia de la República, ante la falta de resultados. Sin piedad, como se acostumbra en la política.

A muchos, los pondrán a bailar el Rock de la Cárcel de los Teen Tops. De alguna manera habrá que aplacar, pensará el flamante próximo presidente, a la opinión pública en medio del estancamiento económico, la inseguridad y el pleito con Estados Unidos (que a esas alturas será épico) que veremos en 2024. Nadie tendrá un retiro dorado.

Nada más considere usted los siguientes eventos en donde se pueden fincar graves responsabilidades en materia de seguridad pública a civiles y militares:

1. La liberación de Ovidio Guzman en Culiacán, Sinaloa.

2. La absolución sin juicio al General Salvador Cienfuegos una vez que regresó a México después de ser acusado y detenido en Estados Unidos.

3. La política de no enfrentamiento a la delincuencia organizada y cárteles de la droga (“abrazos, no balazos”).

4. El dominio regional del territorio por la delincuencia organizada sin presencia de la autoridad del Estado.

5. Derechos Humanos: detenciones arbitrarias, asesinatos y ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte de policías y militares, el mayor número de homicidios dolosos en un sexenio, la tendencia imparable de la desaparición de personas, la falta de atención y recursos para la búsqueda de personas desaparecidas, etcétera.

6. Hostigamiento verbal y mediático a periodistas y medios de comunicación por parte de los servidores públicos, el mayor número de periodistas asesinados en un sexenio. 

En asuntos de la economía:

1. El costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX, el de Texcoco.

2. La construcción de la nueva refinería Dos Bocas y la operación para cerrar la compra de Deer Park.

3. La construcción del Tren Maya, su sobrecosto e impacto ambiental.

4. El Canal Interoceánico, su costo y utilidad, contratos opacos, etcétera.

5. La regulación del sector energético y la exclusión de la producción privada (incumplimiento de reglas del TEMEC, arbitrajes internacionales, etcétera).

6. La asignación directa de contratos y la disminución de las licitaciones, en contra de las mejores prácticas internacionales.

7. La Línea 12 del Metro en la CDMX.

Agreguemos, además, lo relativo a salud y pandemia de coronavirus:

1. Cancelación del Seguro Popular e ineficiencia del Insabi.

2. Desabasto de medicinas sin solución a la vista y su efecto en los enfermos crónicos.

3. El manejo de la adquisición de vacunas y de los programas de vacunación.

4. La conducción discrecional de la estrategia de contención del Covid-19 (desdeñando al Consejo General de Salubridad y la opinión de expertos).

5. De los aproximadamente 600 mil muertos por la pandemia en México, ¿qué responsabilidad llevó cada quien en el gobierno? ¿Cuántas muertes eran evitables?

No termina la lista ahí (faltan los gobernadores y alcaldes, “jueces de consigna”, Ministros de la Suprema Corte, legisladores tramposos), pero son apenas algunos de los temas conflictivos en los cuales se acabará la impunidad de estar en el poder a quienes tengan que dejarlo, incluso si el relevo es del mismo partido político.

Lamento mucho ese escenario en el 2024, no por quienes vayan a la cárcel, sino porque las campañas electorales se consumirán probablemente en el morbo de arrestos, juicios y encarcelamientos en lugar de propuestas y estrategias para rescatar a México de sus ruinas.

¿Servirá de consuelo, en 2024, ver a muchos de los que hoy son intocables en el poder tomarse la foto con su número de prisionero? Creo que de muy poco: el daño ya estará hecho.

De todas maneras, ¡todo el mundo a bailar!, como cantaba Enrique Guzmán.

Rogelio.rios60@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba