DestacadasSubterráneo

Vino a trabajar a Querétaro… ¡Terminó viviendo en un dren!

Hace tres meses, Martín llegó a Querétaro. Llegaba a trabajar al estado y quería construir una nueva vida. Ayer fue rescatado de su ‘vivienda’, un espacio que él acondicionó debajo de uno de los puentes del dren de candiles, en el municipio de Corregidora. Terminó viviendo en la indigencia.


La de Martín, es una historia que, desafortunadamente, se repite en ocasiones, aunque en ésta, hubo un final menos dramático pues el hombre fue apoyado por las autoridades para volver a su hogar.


Originario del Estado de México, Martín llegó a la entidad para ser contratado por una empresa que, al final, le dijo que ya no tenía lugar. Sin perder la fe, se puso a buscar trabajo. No encontró ninguno.


Luego de recibir varios reportes a los números de emergencia y en chats de Vecino Vigilante, sobre la presencia de una persona pernoctando debajo de un puente al interior de un dren de Candiles, policías de la Dirección de Prevención del Delito de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Corregidora, acudieron en varias ocasiones a verificar la situación.


En el sitio, los oficiales encontraron la ‘casa’ de Martin que, entre cajas y bolsas de plástico, basura, una silla rota y un sillón deshilachado y sin forro, les platicó que tenía dos semanas de haber habilitado ahí su ‘vivienda’.


El hombre, explicó su historia a los elementos. Les dijo que llegó del Edomex para trabajar, pero que fue engañado. Estaba sin trabajo y sin recursos.


Martin explicó que, ante la imposibilidad de regresar a su tierra, sin dinero, sin trabajo y sin conocer a nadie, de plano optó por instalarse debajo de uno de los puentes que cruzan el dren Candiles, el mismo, donde el año pasado una persona perdió la vida ante la creciente provocada por las lluvias.


Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Corregidora, iniciaron la gestión de recursos para ayudarlo.


Finalmente, Martín fue atendido en el Centro Jóvenes Guerreros «Vino de Uva», donde se le apoyó con ropa, calzado, comida y un espacio para su aseo personal y, tras adquirirle un boleto de autobús, finalmente, pudo regresar a su casa y reencontrarse con su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba