Columna InvitadaDestacadasMirador

Popularidad (Opinión)

APOTROPAICO/Juan Palacios/Mayo 27, 2022

* Recuperó AMLO sus niveles de aprobación y eso no son buenas noticias para la oposición.

Hace unas semanas escribí acerca de la caída en la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador en las encuestas, esta caída se presentó en el marco de lo que podríamos llamar “el escándalo de la casa gris”.

En ese artículo señalé que esa caída seguramente sería temporal, ya que en realidad creo que el presidente no realizó un buen control de daños y se dejó llevar por su estrategia de escapar hacia adelante o doblar la apuesta.

Dicha estrategia a quien favoreció fue a Carlos Loret, quien se posicionó como el líder de opinión que logró descolocar a Andrés Manuel y arrebatarle la iniciativa en este tema en particular, lo que derivó en que mal o bien el presidente se volviera monotemático y al parecer las personas se dieron cuenta de que el tema le estaba afectando.

Desde mi perspectiva este no era un tema que se pudiera mantener en la agenda pública durante demasiado tiempo, ya que, como los propios medios lo saben, la mayoría de los temas duran unos pocos días y el público deja de considerarlos interesantes. De hecho, los medios tienen que buscar temas de interés un día sí y otro también debido a que las personas buscan “novedades”.

Señalé que mal que bien, en cuanto el presidente volviera a tomar su propia agenda, a ocupar su omnipresencia en los medios de comunicación, las aguas volverían a su cauce, así ha sido, hoy la popularidad del AMLO se encuentra en el mismo nivel que tenía en diciembre del año pasado, arriba de los 60 puntos porcentuales de aprobación.

Se puede decir todo lo que se quiera al respecto, especular acerca de las causas de esa popularidad, pese a que sus acciones de gobierno no son evaluadas a la par que él en lo personal, pero el hecho es que las encuestas son consistentes unas con otras y en promedio la aceptación del presidente ronda los 60 puntos.

Ese debería de ser un indicador para el resto de los actores políticos de lo que pueden enfrentar en 2024, o quizá más bien expresado, del piso que habrán de enfrentar en esas elecciones, porque, además de la popularidad del presidente creo que enfrentarán otros factores que favorecerán a Morena en el día de la elección.

No sé si deba señalarse la de 2024 como una posible elección de Estado, como ya algunos lo están sugiriendo, sin embargo, creo que lo menos que sucederá es que miembros de los distintos niveles de gobierno participarán activamente en la elección presidencial, en la cual, además, se renueva completamente el Congreso.

Así es que, como bien dice Ángel Verdugo, no es cosa solo de hacer cuentas, sino de entender los factores que estarán en juego y actuar en consecuencia.

Por otra parte, hay que señalar que habrá una redistritación en varios estados por lo que corresponde a las diputaciones federales y ahí podría existir otro elemento a tener en consideración a la hora de prever lo que puede suceder en la elección.

No hay que olvidar que la práctica de la redistritación tiene mucho que ver en las estrategias electorales, si no lo creen basta con estudiar la historia que en ese sentido se presenta en EU, una de las democracias más sólidas del mundo.

En fin, como he dicho en muchas ocasiones, la popularidad de un político, las encuestas y las expectativas acerca de quién puede o no ganar una elección, constituyen solo un marco de referencia que permite justificar un resultado o apelarlo.

Esto debido a que, nos guste reconocerlo o no, lo que se llama operación de tierra en cada elección constituye una de las partes más importantes para alcanzar un resultado favorable o negativo en cada ocasión.

Al final de cuentas, como decían los viejos priistas: el día más importante es el día de la elección… y algo sabían de eso.

jpalacios@mobilnews.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba