Acciones y RazonesMirador

La maldición del Doctor Torre

Dos gobernadores tamaulipecos están en prisión, el actual está a punto y al “electo” lo vinculan al narco.

Desde el asesinato del doctor Rodolfo Torre el 28 de junio de 2010, dos gobernadores de Tamaulipas han caído en desgracia, un tercero está a punto y, el presuntamente electo ha sido vinculado al crimen organizado.

El único que se ha salvado es Egidio, hermano mayor del Doctor, quien no estuvo en la boleta electoral y fue gobernador en lugar de su Rodolfo, quien como el Mío Cid ganó ya fallecido.

De cuatro gobernadores, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, Egidio Torre y Francisco García Cabeza de Vaca, dos están en prisión y el actual, enfrenta acusaciones de corrupción.

El asesinato de Rodolfo Torre dolió a muchos en Tamaulipas, fue un político que había pasado su vida ayudando a mucha gente y que aún cinco días después de muerto arrasó dos a uno la votación.

Desde el inicio de la campaña electoral de 2010 comenzó la violencia en Tamaulipas; el PAN hizo una campaña de miedo, inventaba balaceras, ejecutados, exageraba e incluso, llamaban a medios nacionales.

Ese 28 de junio iniciaron días extraños, el ambiente negro aumentó cuando el 30 de junio el huracán Alex desvió su trayectoria al sur y pasó justamente sobre el sitió donde fue acribillado el doctor.

Las investigaciones del homicidio nunca esclarecido por la PGR, se frenaron cuando se hablaba de la autoría de un comando de marinos o ex marinos y nunca se siguió la pista de los calibres 7.62, .223 y 9 milímetros Parabelum

El entonces Procurador General de Justicia de Tamaulipas (2010) Jaime Rodríguez Inurrigarro, declaró que ubicaron en el sitio de la emboscada unos 80 casquillos, seis balas por atacante.

El homicidio del doctor se perpetró con precisión, el convoy fue seguido, detenido a las 10:37:37 horas y, en menos de 50 segundos, sin cuernos de chivo, sujetos con tenis, con pocas balas mataron a cinco.

En el sitio fueron asesinados el Doctor, el diputado Enrique Blackmore Smer y los guardaespladas, Luis Gerardo Sotero Zubiate, Rubén López Zúñiga y Francisco David López Catache.

Con heridas de gravedad fueron reportados Alejandro Martínez Villarreal, Enrique de la Garza Montoto, y los escoltas Aurelio Balleza Díaz y Dante Quiroz Aguilar

Desde ese día la violencia en Tamaulipas, empujada por la rivalidad de Tony Tormenta y Agustín Costilla y los Zetas, llegó a niveles nunca vistos y duro más de tres años.

Tomás Yarrington, Eugenio Hernández, Francisco García Cabeza de Vaca y Américo Villarreal Anaya, tuvieron algo que ver en la campaña y en la carrera política del doctor Torre.

Yarrington tuvo un cargo dentro de la campaña del doctor, Eugenio era gobernador, Torre cerró el paso a la candidatura del PAN a FGCV y Américo Villarreal fue su subalterno en la Secretaría de Salud de Tamaulipas.

En los primeros días de diciembre de 2009, tomé café con el aún diputado federal, Rodolfo Torre, quien me aseguró que había movido sus relaciones en el PAN para taparle el paso a la candidatura de Cabeza de Vaca.

Yarrington fue acusado en Texas de enriquecimiento ilícito, por testigos protegidos, y actualmente sigue en prisión, mientras que a Eugenio lo acusó el mismo Francisco García Cabeza de Vaca, con pruebas falsas.

Sin embargo, Hernández Flores, quien ganó ya dos amparos, contra sendos autos de formal prisión, sigue en cárcel pues enfrenta un proceso de extradición solicitado por Estados Unidos.

Cabeza, como se le conoce en Tamaulipas, se enriqueció junto con su familia desde que ganó una diputación federal en 2000, y con solamente cargos públicos ha logrado bienes por cientos de millones.

No parece sencillo que Cabeza, quien nunca ha probado su nacionalidad mexicana, libre la prisión una vez que entregue el gobierno de Tamaulipas el 1 de octubre y se le acabe el fuero.

Américo Villarreal, quien usó aviones del finado “Rey del Huachicol”, Héctor Carmona, se asegura que ganó con dinero y extorsiones de grupos delincuenciales, como la Columna Armada Pedro J. Méndez.

El periodista Héctor De Mauleon afirma que en un cable del embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar del 14 de marzo de 2022, dirigido a la DEA, se acusa el uso de dinero sucio en la campaña de Villarreal.

Además, Salazar señalo que Gerardo Teodoro Vázquez Barrera y dos marinos desaparecieron “cuando transportaban activos del cártel Noreste para financiar la campaña política de Morena en el Estado de México en 2023”.

La última vez que se vio con vida a Vázquez Barrera, alias el Gerry, comía con Américo Villarreal y el senador por Zacatecas, de origen tamaulipeco, José Narro Céspedes.

Las apuestas apuntan a que Cabeza será el tercer gobernador procesado y Villarreal podría no llegar a asumir.

User007@mxpress.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba