DestacadasLas muchas verdadesMirador

El deseo

La semana pasada, los ex gobernadores estuvieron en el ojo del escándalo –otra vez-, luego de que el ‘teacher’, Joaquín López-Dóriga publicara el bochornoso suceso del restaurante ‘Josecho’ a nivel nacional, que de por sí había trascendido en lo local minutos después de haberse registrado.

Del texto, se hizo un escándalo queretano, pero le cuento que ‘el chisme’ estuvo incompleto: en aquel texto destacan detalles certeros de la pelea de Calzada vs Domínguez a tan solo unas horas de que el periodista se había reunido con el actual mandatario y anfitrión de aquella tertulia, Mauricio Kuri y el priísta, Miguel Ángel Osorio Chong.

Un dato que le faltó mencionar a López-Dóriga sobre el origen de la trifulca fueron las alusiones personales, además de los reclamos sobre el presupuesto. Esto no lo contamos en su momento por considerarlo dentro de los ámbitos personales de los involucrados, pero ante la ventilada que ya le dio JLD al asunto ahí le va cómo fue: ‘Mire usted’, diría el teacher, qué políticos tan comprometidos tenemos que hasta se pelean para defender nuestros recursos públicos.

Lo cierto es que cuando Domínguez Servién le reclamó a Calzada haberle dejado un boquete de deuda, y éste le aseguró que le dejó una bolsa de más de 3 mil millones de pesos, inició todo. Pancho aseguró ya con las voces alzadas que no fueron 3 mil millones, que fueron mil 300 nomás. Pero eso no ameritaba los golpes, el verdadero motivo habría sido un operativo de seguridad que ordenó José Calzada como gobernador, en el que la policía se metió al rancho “Cruz de Mayo” propiedad de Domínguez en Huimilpan a buscar un presunto auto robado, mientras su familia se encontraba ahí. Cuestión que jamás le perdonaría el MVZ al hoy representante del PRI ante el INE. El resto lo pueden leer en la afamada columna.

Los buenos deseos navideños son una tradición en la entidad que visten las fechas decembrinas con un aire diferente. A veces difícil de percibir, por nuestras actitudes de ‘grinch’, ensimismados por la rutina y la prisa citadina y cotidiana.

Hay desde luego quienes despliegan buenas vibras, con deseos nobles y universales, algunos tienen deseos discretos, pero todos guardan algo en algún rinconcito del corazón.

Por supuesto nuestra clase política tendrá sus deseos generales y personales; esperemos que aquellos deseos generales tengan por delante aquella frase tan trillada entre funcionarios y candidatos: “que a Querétaro le vaya bien”.

Pero ya de manera más íntima, podemos hablar de algunos de ellos: por ejemplo, se avecina la renovación en la presidencia de la Defensoría de Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ) para mediados del 2022, en la que la actual titular, Roxana de Jesús Ávalos Vázquez tiene su deseo bien centrado en conseguir la reelección.

La actual ‘ombudsperson’, -ojo, que ya no debe decirse ‘ombudsman’ por lenguaje de género-, ha navegado ‘de muertito’, o mejor dicho de manera tranquila a lo que nos tenían acostumbrados ex defensores como Miguel Nava y Adolfo Ortega Osorio, cuyas declaraciones aventaban periodicazos de polémicos encabezados.

La DDHQ dejó de tener un perfil mediático, pero también dejó de representar esa presión de la opinión pública para dependencias que representan un gran poder, como la Fiscalía General del Estado que acaparó 142 de las 562 quejas presentadas durante su último informe de actividades (y por favor, que un bajo perfil mediático no se entienda como una falta de trabajo).

Ávalos Vázquez llegó a su actual cargo en el 2017, avalada con 22 de los 25 votos de la entonces legislatura, con un perfil totalmente calificado pero con cercanía y aprobación del ex secretario de gobierno, Juan Martín Granados Torres.

Hoy en día, la Ombudsperson ya inició el acercamiento con la presidenta Beatriz Marmolejo para hablar sobre su posible, muy posible reelección.

Por cierto, el ex gobernador del estado, Francisco Domínguez Servién, se mantiene en forma política a través de sus redes sociales, donde ha dejado sendas declaraciones y fotos que muestran –entre líneas- sus intenciones de no alejarse de la escena pública. Recientemente el ex mandatario subió imágenes de su participación en el conversatorio online “México Posible” organizado por la Asociación de Estudiantes Mexicanos en la Universidad de Harvard y hasta una foto junto a su simpática mascota, Simón, en su granja.

Sin embargo, sabemos que el corazón de Domínguez Servién late en el 2022 en una batalla con la actual dirigencia del PAN, encabezada por el recién reelecto, Marko Cortés por el alma del partido.

Y es que las críticas de Pancho Domínguez a la actualidad del PAN, podrán darle la razón o no, durante el proceso electoral del 2022 que se vivirá en 5 estados del país y por ende, podría darle fuerza interna o de plano alejarlo de cosas importantes de cara al futuro inmediato. No se debe perder de vista que el ex gobernador en su momento descartó que en su interés esté la candidatura presidencial.

El resto de los deseos políticos particulares tendrán que esperar un par de años más, pero en el 2022, Luis Nava, Roberto Sosa, Felifer y demás tendrán que perfilarse rumbo al senado, mientras que Agustín Dorantes tendrá que aprovechar cada día para posicionarse en la capital.

Así los deseos navideños queretanos a menos de tres días de que la nochebuena. Por mi parte, permítame desear un par de cosas: La primera muy trillada, que no falte la salud y el pan en su mesa y la segunda, que la vida nos permita seguir leyéndonos y escribiendo. Cantando y rocanroleando, mucho fútbol, cine y lecturas interesantes para usted y su familia. Un brindis desde estas líneas a su salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba