DestacadasUrbanismo

En 9 años hubo aumento de tarifas y disminución de unidades de transporte público: Observatorio

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano de Transporte Público, en nueve años se cambió de membrete, aumentó la población de la ciudad de Querétaro, aumentó la tarifa y disminuyeron las unidades en circulación. 

En un comunicado, el Observatorio apuntó que en agosto de 2013, en el sexenio de José Calzada Rovirosa, había 1450 unidades de transporte que realizaban 650 mil viajes diarios en promedio, en una zona metropolitana de Querétaro de 1.2 millones de habitantes. 

En aquel entonces, apuntó el Observatorio, cada chofer ganaba -después de cubrir la cuenta-desde $500 y hasta $1200 por medio turno, con una tarifa al usuario de $6.50 y subsidiando a estudiantes y adultos mayores. Un sector que daba cientos de empleos directos y miles indirectos. 

Para el Observatorio el cambio parecía adecuado: al eliminar el esquema hombre-camión y los vicios asociados a ese sistema: mala competencia, unidades viejas y sucias, operadores sin capacitación formal. 

Entonces se creó una empresa de transporte, una cuenta concentradora recaudaría el monto total diario de los ingresos, mismos que se repartirían de manera equitativa entre los concesionarios. 

La incorporación de la tecnología, nos entregaría un sistema de transporte adecuado, óptimo y funcional, con una competencia leal y ya no, “la guerra del centavo”, se ofreció con Red Q.

A nueve años de esos cambios, y con RedQ transformada en QroBUS en 2015, “hoy tenemos menos de 600 unidades en circulación para una población de 1.6 millones de habitantes, una tarifa de $11 pesos con un subsidio gubernamental de $9 que cubre con recursos públicos la tarifa preferencial.

Hoy “padecemos un déficit de vehículos y sobre todo, de operadores a quienes les han prometido salarios y prestaciones pero que en los hechos, laboran en condiciones que algunos califican como esclavitud moderna”, lamentó el Observatorio. 

Las condiciones del servicio hacen que los tiempos de espera para abordar el autobús sean de hasta una hora, lo cual hace que “la gente en Querétaro busque hacerse de un auto, lo cual agrava más el problema de congestión, de suyo la quinta peor de la república (IMCO, 2019)”, advirtió la organización ciudadana. 

Por ello hicieron un llamado para que  el transporte deje de verse como una cuestión económica, como lo hace la actual empresa concesionaria y se aborde como un imperativo social. 

“El gobernador, el director del Instituto Queretano del Transporte, tienen en sus manos una verdadera decisión de futuro: dotar a Querétaro de transporte colectivo de alta eficiencia a nivel nacional y latinoamericano, del que estemos orgullosos las y los queretanos. Tienen cinco años para hacerlo, tiempo suficiente de evaluar e implementar un esquema que deje de ver el transporte con una visión empresarial y, en un necesario cambio de paradigma, se advierta como un servicio fundamental para el bienestar colectivo”.

Redacción El Queretano

Informamos y disfrutamos Querétaro. Hacemos periodismo útil y revelador. El Queretano es nuestras historias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba