Una ayuda que no para en Navidad

Hace algunas ediciones de EL QUERETANO, les presentamos a ustedes la labor titánica que realiza Ana Niembro, a través de la asociación Ayudando MX, donde, junto con su gran equipo de colaboradores, brinda alimento diariamente a aquellos que no tienen la fortuna de poder poner un plato de comida sobre la mesa, por vivir en situación de calle  o simplemente porque se encuentran en algún momento apremiante en el que la necesidad los ha orillado a tener otras prioridades antes que un buen alimento.

Pero, para ser honestos, un solo artículo no basta para contar todo lo que se puede lograr con una chispa de voluntad y mucha empatía por los que nos rodean, tal como lo hace Ana.

Como si no fuera suficiente para ella y su equipo con el trajín diario del comedor, cada diciembre desde hace ya 40 años, llevan a cabo lo que denominan como “Viste un niño en Navidad” llevando a niños de escasos recursos de las diferentes comunidades de los municipios aledaños, así como de la sierra, una muda de ropa completamente nueva y además 100 por ciento personalizada; es decir, lo que un niño recibe a través de este apoyo es, en su totalidad, de la talla que él necesita.

¿Cómo surge “Viste a un niño en navidad”?

“Tengo muy grabado, que alguna vez alguien hizo esto por mí, hace muchos años, y recuerdo perfectamente lo que sentí, y esa sensación, de recibir algo nuevo, que lleva tu nombre y que sabes que es únicamente para ti, es indescriptible, no podría encontrar palabras para relatar la manera en la que sus caritas brillan al recibir algo que lleva su nombre, porque además no está de más mencionar que muchos de estos pequeños es la única vez en el año que reciben algo, lo que le da mucho más valor al gesto, es algo que solo se entiende cuando es de corazón a corazón”.

“Es importante mencionar que con este programa nos avocamos a la gente de la sierra o de las comunidades, porque en esta época aquí en la ciudad la generosidad se desborda, lo cual agradecemos mucho, las personas ven aquí, en el centro de la ciudad, por ejemplo, a personas con necesidades y las apoyan, pero ¿qué hay de todos aquellos que no pueden venir hacia acá?” Agrega Ana.

Ángeles y Padrinos

Este año el apoyo de “Viste a un niño en navidad” llegará aproximadamente a  mil 750 niños, superando con creces la cifra del año anterior, cosa que, según Ana nos cuenta, veía muy complicado por la cantidad de sucesos que ocurrieron a lo largo de este año, pero para su sorpresa fue completamente lo contrario.

El proceso para obtener el apoyo es a través de padrinos, que reciben de la lista de niños previamente realizada por las personas que viven en las comunidades, el nombre de un pequeño con todas sus medidas, y es ahí donde ocurre la magia.

Si alguno quiere ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos. Marcos 9:35

“Son niños reales con necesidades reales y gracias a Dios la generosidad se desbordo este año, casi todos los padrinos son de la Ciudad de México y sus alrededores, la gente quiere compartir pura buena voluntad y confían en que la ropa llegara a través de nosotros, Es una experiencia muy padre.”

Esta es la manera en la que Ana contribuye y aporta un granito de arena como ella lo dice, ante toda la necesidad que existe en este mundo e invita a quien quiera sumarse al apoyo , porque manos, nunca sobran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *