Las casonas de la conspiración, 208 años de historia

Las calles de nuestra ciudad cobran una vida diferente en estas épocas patrias, la atmósfera que genera la decoración típica de estas fechas es simplemente la cereza del gran pastel de protagonismo que nuestra entidad cobra y transpira pues es de todos bien sabido que pocas ciudades en nuestro país pueden levantarse el cuello cuando de la lucha por la independencia se habla.

Y cómo no sería así, si la gesta heroica vio la luz a través de las ideas  del grupo de conspiradores que moraban en esta histórica ciudad, entre ellos los señores Miguel Domínguez, Pedro Antonio de Septién Montero y Austri, el marqués de Rayas, Juan Nepomuceno Mier y Altamirano, Antonio Téllez, Mariano Lazo de la Vega, Lic. Arellano, José Ignacio Villaseñor Cervantes, Epigmenio González, José Lozano, Fray Anselmo Castillo, Lorenzo de la Parra, José María Buenrostro, Manuel Delgado, Felipe Coria, Luis Mendoza, Manuel Prieto, Ignacio Pérez, Manuel Moctezuma Velasco y Ramírez del Prado y el Presbítero José María Sánchez.

Todos ellos se reunían frecuentemente en el domicilio ubicado en la calle del Descanso número 14, hoy Pasteur sur 40 y que es una de las tantas Casonas de la Conspiración que en este número de EL QUERETANO les presentamos.

Sin embargo, según la opinión de los historiadores expertos en el tema, las reuniones ‘conspiratorias’, por obvias razones, se hacían en alrededor de 14 domicilios.

Fue en esas antiguas casonas, además del conocido hogar del Corregidor queretano donde se fraguaron las ideas que hoy conmemoramos como la Independencia de México.

Los inmuebles tuvieron diferentes usos; entre éstos estaba la del callejón Ciego número 2 (luego calle de Lojeño, hoy andador Libertad Oriente No. 54) que era el lugar en el que Miguel Hidalgo pernoctaba cuando visitaba la ciudad.

Otra casona de la conspiración era la de los hermanos Epigmenio y Emeterio González, cuñados de Allende y ubicada en la plaza de San Francisco -ahora calle 16 de septiembre esquina con Juárez-, siendo ésta una de las más importantes pues fungió también como depósito de armas.

También hubo casonas que destacaron en el pasaje independentista como sitios donde se llevaban a cabo las supuestas tertulias literarias, de los llamados “Apatistas”, tal es el caso de la vivienda del licenciado Lorenzo de la Parra, ubicada en el Callejón de la Cerbatana número 4, hoy Andador Venustiano Carranza también  marcada con el número 4.

Mención aparte merece la casa ubicada en el Callejón Ciego número 2, posteriormente Calle de Lojeño, hoy Andador Libertad Oriente número 54, pues ahí donde nació en 1863 Francisco León de la Barra, quien llegaría a ser presidente interino de México del 26 de mayo al 6 de noviembre de 1911.

Por último, pero no menos importante, mencionaremos la casa del Alférez Real y Alcalde Provincial, don José Ignacio Villaseñor Cervantes, en la Calle Dos de San Antonio números 4 y 5, hoy Hidalgo No. 11, donde se alojaban Ignacio Allende y Juan Aldama debido a que el propietario estaba casado con María Justa Aldama, hermana de Juan Aldama.

Los domicilios anteriores aún están en pie, recordándonos que fueron factor clave  en la construcción del movimiento independentista, e invitándonos a  imaginar lo que sus paredes escucharon  al fraguarse tan importante suceso dentro de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *