Fonda regina, cocina de sazón

Son las 2:00 P.M. en la ciudad de Querétaro, las calles comienzan a llenarse poco a poco de los miles de autos que circulan por sus arterias, en su interior, madres con sus niños u oficinistas apresurados que van, sin duda, en busca del momento más esperado del día: la hora de la comida.

Algunos, los que más suerte tienen, llegan a sus hogares, a disfrutar de este sagrado momento en compañía de sus familias, pero existe otro tanto, no menos importante que, cual cazadores, afinan su sentido del gusto para encontrar un buen lugar para comer.

Gracias a lo anterior, en la ciudad de Querétaro y sus alrededores, existe una gran cantidad de fondas y restaurantes; sin embargo, tal parece que el ávido deseo por volver del momento de la comida una experiencia plena que los desconecte de las tensiones laborales, ha llevado al mercado gastronómico queretano a ofrecer nuevas propuestas, una de ellas, la llamada “cocina de autor”.

En la cocina de autor, se busca lograr una mezcla de distintas técnicas que resultan en platos con un sello personal, a través de ella, el cocinero es capaz de expresar un estilo propio que demuestra su madurez creativa empleando nuevos productos, técnicas, artefactos y utensilios que permiten innovar de manera sorprendente y para no quedarnos con la curiosidad, en esta redacción nos dimos a la tarea de buscar el lugar perfecto para vivir esta experiencia, su nombre: Fonda Regina.

Ubicada al Sur de la ciudad, Fonda Regina es el sueño de un par de cocineros provenientes del Estado de México, pero queretanos de corazón, que llegaron a esta ciudad, directamente de Nuevo Orleans -ciudad en la que estuvieron laborando por un largo periodo-, con el firme propósito de compartir y fomentar la cultura del buen comer. Sus nombres, Gerónimo Legorreta y Christopher Ayala, quienes a pesar de su corta edad, poseen ya una larga trayectoria que les permite revolucionar el ritual de la hora de la comida, para volverla una experiencia de sabores única en Querétaro.

“No somos una fonda típica, nos fijamos desde el espacio en el que el cliente va a comer, personalizamos la selección de materia prima haciendo una búsqueda exhaustiva de los mejores ingredientes y aplicamos diferentes técnicas para darle un giro a los platillos tradicionales, para elevarlos, si es que el termino aplica y mejorar su presentación”, explica Gerónimo Legorreta.

Para el Chef Legorreta, la gastronomía en Querétaro está lejos de encontrar su máximo potencial y asegura es responsabilidad de las cocinas locales aportar cultura gastronómica, atreverse a generar propuestas que nos saquen de lo tradicional y enseñarle al comensal otras experiencias.

“Queremos sacar al comensal de la zona de confort, en cuanto a cultura gastronómica se refiere, y la diferencia reside en que, tanto mi su chef como yo, estamos aquí porque amamos lo que hacemos, y disfrutamos cada que un cliente se va gratamente sorprendido, pero mejor aun regresa con todo el entusiasmo a descubrir qué le depara nuestro menú semanal. La diferencia está en la comida, consideramos que es una cocina innovadora y fuera de lo común”

Con esto, comprobamos que si de comida se trata, existen en nuestro estado y en particular en nuestra  ciudad, verdaderos artesanos, que se esmeran por lograr que cada plato sea una verdadera obra de arte y mejor aún, al alcance de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *