DestacadasTráfico

Sustituyen grupos musicales por bocinas para llevar canciones a sus difuntos.

Tras el impedimento de visitar a sus difuntos el año anterior por la pandemia, se abrieron las puertas de los panteones municipales para esta festividad de Todos los Santos y Día de Muertos bajo una serie de medidas sanitarias para evitar contagios.

En el panteón municipal del Cimatario – el más concurrido históricamente- se reporta una afluencia ordenada y sin tumultos, se prohíbe el acceso de comida y grupos musicales, además se recomienda a las familias no accesar con niños y permanecer no más de 45 minutos.

Las recomendaciones son bien recibidas por unos queretanos ya acostumbrados a las medidas. Eso no impide visitar a los que se adelantaron, retirar la maleza que pudo acumularse luego de dos años y cambiar las flores ya marchitas por los tradicionales cempasúchil amarillos y anaranjados.

Algunos colocan papel picado, pero algunas personas como Laura Montes, trajo consigo una bocina para poder ponerle a su padre, fallecido en el 2018 sus canciones preferidas pues en esta ocasión no se permitió la entrada de grupos musicales.

«Anteriormente aquí había gente que luego anda cantando, pero creo que ahora no los dejaron o no les dieron permiso de pasar, entonces me traje la bocina. A él le gustaba mucho Vicente Fernández, José José, se puede decir que música de los 60», compartió.

Cabe destacar que en este año, no habrá celebración eucarística para evitar el aglutinamiento de gente al interior del panteón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba