DestacadasTráfico

La carga de trabajo no remunerado, el techo de cristal que no se ha roto para las mujeres

El 17 de octubre de 1953 se promulgó la reforma constitucional que reconoció el derecho de las mujeres a votar en las elecciones federales. 

Sin embargo, a 67 años de distancia, la participación de las mujeres en la vida política aún presenta obstáculos, “techos de cristal” que les impiden avanzar para ocupar cargos de decisión que permanecen en el dominio masculino, advirtió Alejandra Martínez Galán, activista de la Asociación Queretana para las Sexualidades. 

“Hace dos semanas se publicó la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo, la ENUT 2019… es fundamental observar los resultados que ha dado esta encuesta porque nos habla que no se han roto los techas de cristal, las mujeres seguimos a cargo de las mayoría de las actividades no remuneradas, las mujeres a nivel nacional trabajan muchas horas más que los hombres tanto en actividades remuneradas como no remuneradas”, explicó. 

El trabajo no remunerado femenino, aunque necesario para el desarrollo de las personas es poco valorado y reconocido y por el contrario, son actividades invisibilizadas, lamentó. 

“Esta es una situación concatenada a la posibilidad o no de las mujeres de acceder a un trabajo remunerado, pero además, la posibilidad o no de las mujeres de acceder al trabajo político”, agregó Martínez Galán. 

Aquellas mujeres que opten por hacer trabajo político desempeñan una tercera jornada laboral, adicional al trabajo no remunerado y la actividad en el mercado laboral. 

“Todavía sigue una carga estructural para ellas y que implica esta imposibilidad de formarse políticamente, de participar electoralmente, y eso merma la participación de las mujeres en distintos ámbitos de su vida”, apuntó. 

Redacción El Queretano

Informamos y disfrutamos Querétaro. Hacemos periodismo útil y revelador. El Queretano es nuestras historias.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar