DestacadasTráfico

Buscan convenio con CAPUFE para que transportistas paguen precio preferente en casetas y eviten pasar por Querétaro.

La Secretaria de Gobierno del Poder Ejecutivo, Guadalupe Murguía Gutiérrez, aseguró que se busca un convenio con Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), para evitar que el transporte de carga que no tiene como destino a Querétaro, circule por la zona metropolitana durante los 15 meses que durará la obra de 5 de febrero y en su lugar puedan usar los libramientos federales con un costo preferente en las casetas.

Murguía Gutiérrez, dijo que con ello se busca aligerar la carga vehicular sobre 5 de febrero, toda vez que a partir de este miércoles y durante 15 meses, permanecerán los trabajos para la remodelación integral de la vialidad, la cual, a su vez constituye un tramo de la carretera federal 57, una de las más transitadas a nivel nacional y que tiene precisamente en Querétaro sus conexiones con el norte y el occidente del país.

“Se está buscando precisamente, que el transporte pesado de largo itinerario que no tiene como destino la ciudad de Querétaro pueda llevarse a través de los libramientos, antes de entrar en la Ciudad de Querétaro con un costo comedido, especial, es decir que el peaje pudiera significar un beneficio para el transportista pesado para no entrar en la Ciudad de Querétaro”.

Aunque todavía no se tiene el monto o un porcentaje al cual se harían acreedores los transportistas que decidan evitar Querétaro mediante los libramientos como el Palmillas-Apaseo o el de El Marqués- San Luis Potosí, la funcionaria confió en que se logren estos convenios a la brevedad.

“No lo sé todavía (el monto), se está negociando y es algo muy importante que creemos que sí se va a poder conseguir”, dijo.

Además, para el manejo del tránsito vehicular en los 8.5 kilómetros de obra, la funcionaria expresó que se han buscado estrategias en coordinación con el municipio de Querétaro, tales como los autos compartidos en los centros de trabajo o el transporte escolar de “última milla”.

“Es posible que dentro de los acuerdos a los que se lleguen con escuelas, con centros de trabajo, sea un horario escalonado o bien generar la consciencia en la población de compartir vehículo o que incluso en las instituciones educativas haya un transporte para los estudiantes en donde los papás los dejen en un punto, ahí se recojan y puedan ser llevados a la escuela, la última milla que le llaman, precisamente para que no se metan en la zona de mayor tráfico”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba