Falla “click” electoral con millennials

Lo intentaron todo y nada más no pasó nada. Las estrategias de los candidatos tradicionales por ganar el voto de la nueva generación simplemente no tuvieron el impacto que buscaban. Y eso que las campañas se enfocaron en las redes sociales.

La muestra es que quien obtuvo mayor rentabilidad electoral, fue quien menos contacto tuvo con sus seguidores en social media.

Una revisión aleatoria a la actividad en redes sociales de quienes contendieron al Senado de la República en las pasadas elecciones, correspondiente a la semana del 11 al 17 de junio, muestra que mientras el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ernesto Luque Hudson, intensificaba se presencia subiendo en promedio 11 publicaciones diarias a su fanpage de Facebook, el candidato de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, Gilberto Herrera Ruiz, sólo colgada un par.

Lo mismo ocurría en Twitter. Mientras el priista lanzaba en promedio 18 mensajes al día, el morenista acaso lo hacía una vez.

Y es que los jóvenes millenial hicieron suyos a los candidatos ligados con el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), por lo que los mensajes del resto de candidatos y partidos no pudieron romper la barrera de indiferencia que le pusieron enfrente.

Eso que en México, en la esfera política, ésta generación está caracterizada por tener una apatía hacia los temas relacionados, derivada de aspectos como clase social, capacidad de acceso a la información, uso de la tecnología y cultura política.

Aun así, de acuerdo con los resultados de las encuestas de salida realizadas por Parametría el 1 de julio pasado, día de los comicios, muestra que el 55 por ciento de los jóvenes entre 18 y 25 años y el 63 por ciento de los que se encontraban en el rango de edad de 26 a 35 años votaron por el candidato presidencial de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, Andrés Manuel López Obrador.

Ello a pesar de que el candidato de la coalición ‘Por México al Frente’, Ricardo Anaya Cortés, estaba más cerca generacionalmente y desarrolló una intensa estrategia de posicionamiento en redes sociales, agotando todas las plataformas que los social media permiten para llegar a la mayor cantidad de jóvenes millenial posibles, pero sólo le alcanzó para convencer al 18 por ciento en el rango de los 18 a 25 años, y al 25 por ciento de los de 26 a 35 años.

En Querétaro, los candidatos no escatimaron esfuerzos por llegarle a la nueva generación de votantes. Y Twitter, Facebook y Whats App fueron sus herramientas. Pero falló la viralización de los mensajes y eso aplanó las campañas.

Porque los mensajes nunca fueron atractivos para el usuario de los social media. Sin importar el nivel de producción que pudieran tener, el destino fue el mismo desierto que todos.

Sin embargo, no explotaron otras plataformas. Instagram, YouTube, los canales de Telegram y hasta Google + pasaron desapercibidos.

Según Jamer Chica, estratega político ganador del premio Napolitan Victory Awards 2017 de The Washington Academy y considerado uno de los cien profesionales de la política más influyentes a nivel mundial, las redes sociales deben aprovecharse para generar acercamiento con el ciudadano, atraerlo hasta el punto de convertirlo en futuro activista y elector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *