Dan diputados dinero a fantasmas

Los diputados locales se pasan de buenos samaritanos. Hacen el bien y no ven a quien. Nadie ve a quién, porque no hay registro de las personas, instituciones u organizaciones a quienes se les da el dinero que el Congreso del Estado reporta en su cuenta pública como ‘Ayudas Sociales’.

De acuerdo con el Informe Legislativo 2018 del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en el último año los diputados queretanos destinaron 890 mil 989 pesos para un concepto denominado ‘Ayudas sociales’.

El IMCO señala que las ayudas sociales son definidas como las asignaciones que los entes públicos otorgan a personas, instituciones y diversos sectores de la población para propósitos sociales.

“Más que una tarea parlamentaria, esta función es propia de una Secretaría de Desarrollo Social”, establece el organismo privado.

Agrega que no obstante ello, año con año, los Congresos de las entidades federativas registran gastos por este concepto sin que se rinda cuentas de ello.

“No es posible conocer quiénes fueron los beneficiados, quiénes los ejecutores, ni bajo qué reglas de asignación y operación se manejaron”.

Y eso que a los diputados locales el dinero no les alcanza. Pero lo gastan en cosas que no tienen nada que ver con su labor como integrantes del Poder Legislativo. Invaden esferas de la competencia de los gobiernos federal y estatal y luego piden que les aumenten en presupuesto asignado.

Durante el último año, los diputados integrantes de la LVIII Legislatura local se dedicaron a dar ayudas sociales con recursos públicos, para lo cual tomaron casi un millón de pesos del presupuesto que le correspondía al Poder Legislativo.

Sin embargo, para ‘acabalar’ el año el gobierno del estado les tuvo que asignar una nueva partida para ampliar el presupuesto que se les había asignado y poder cumplir con la operación ordinaria del Congreso local.

Pero, ello se tradujo en la necesidad de ampliar en 6 por ciento el presupuesto anual ordinario que se le había aprobado. Y es que para el 2017 tenían presupuestados 283 millones 206 mil 860 pesos, pero durante la marcha se amplió a 309 millones 521 mil 883 pesos, para finalmente devengar 301 millones 169 mil 972 pesos.

En informe del IMCO explica que en promedio, los sueldos y demás prestaciones de los servidores públicos es el rubro de gasto más importante para las legislaturas, al destinarse más de la mitad de sus recursos en este concepto. El pago de servicios básicos, oficiales, de comunicación social y de viáticos representa el segundo rubro que mayor gasto genera, con el 22 por ciento.

“Por último, las ayudas sociales cubren el 14 por ciento del gasto de las legislaturas locales. Es decir, los diputados de 25 Congresos locales ejercieron 1,915 millones de pesos en 2017 en tareas ajenas a atribuciones parlamentarias”.

El informe señala que de los 29 Congresos locales que reportan oportunamente el ejercicio de su gasto, sólo cuatro no registraron erogaciones en ayudas sociales y seis legislaturas destinaron menos del 5 por ciento. En contraste, hay seis Congresos que asignaron más del 30 por ciento de su gasto a propósitos sociales.

Y explica que en términos nominales, las Asamblea Legislativa y el Congreso del Estado de México fueron los dos órganos legislativos que más recursos ejercieron en ayudas sociales, 576 millones de pesos en total.

“Esta no es una cifra menor, los gobiernos de San Luis Potosí, Hidalgo, Aguascalientes, Baja California Sur y Tlaxcala sumaron entre ellos 559 millones de pesos en el mismo concepto en 2017, menos que las asignaciones otorgadas con propósitos sociales por dos órganos legislativos locales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *