Queretanas se quedan esperando su ciudad

El Centro Ciudad de las Mujeres fue uno de los proyectos mejor vendidos en el último sexenio de la administración federal. Tanto así, que enfrentó a dos presidentes municipales del mismo partido… hoy, es el mayor y más costoso monumento a la inutilidad que se recuerde.

Durante seis meses, los presidentes municipales panistas de San Juan del Río y Querétaro, Guillermo Vega Guerrero y Marcos Aguilar Vega, respectivamente, se enfrascaron en un debate particular sobre la ubicación del proyecto del Centro Ciudad de las Mujeres que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) les propuso.

Al final, fue la capital queretana la que pudo aportar un predio de 87 mil 153 metros cuadrados, con un valor de 86 millones de pesos, correspondientes a las parcelas 197 y 209 del ejido San Pablo, casi al pie de la carretera 5 de febrero, para la edificación de las instalaciones del proyecto, cuya construcción inició el 29 de noviembre de 2016, pero condicionado a que de no realizarse en un periodo máximo de 2 años a partir de la cesión de los derechos tendría que devolverlo.

Según las estimaciones del sector central de la dependencia federal, el costo total del proyecto ‘Centro Ciudad de las Mujeres’ es de 120 millones de pesos. Pero, en el caso de Querétaro los costos se desbordaron, a pesar de que se había estimado un costo total de 80 millones de pesos.

“Con una inversión de 80 millones de pesos que se ejercerán de manera conjunta con el gobierno del estado de Querétaro, se construirá una más en la capital de dicha entidad. Se espera que atienda a más de 2 mil mujeres de por lo menos 18 municipios, así como de otros estados de la región”, señala la dependencia en la liga www.gob.mx/sedatu/articulos/ciudad-de-las-mujeres-un-espacio-de-atencion-a-sus-necesidades.

Porque, de acuerdo con las Reglas de Operación del Programa para este año, publicadas por la Sedatu en la edición del 3 de enero de 2018 del Diario Oficial de la Federación (DOF), la dependencia sólo aportaría el 80 por ciento del costo total del proyecto, teniendo como techo del subsidio 100 millones de pesos. El restante 20 por ciento debe ser aportación local.

Sin embargo, en el caso de Querétaro las cosas no funcionaron así. Aun sin terminar la primera fase del proyecto, los recursos de las aportaciones federales ya se habían agotado por un incremento en los costos.

La Ciudad de las Mujeres (CCM) es una acción afirmativa que tiene como objetivo acortar las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, a través del adelanto de las mujeres, con acciones interinstitucionales y específicas para mujeres, hombres, jóvenes, niñas y niños, bajo el Modelo de Servicios Integrados para el Empoderamiento de las Mujeres (SIEM) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este Modelo que comienza en El Salvador, impulsado por el BID, es reconocido internacionalmente como una buena práctica de política pública en beneficio de las mujeres, como respuesta a sus necesidades básicas e intereses estratégicos, desde la perspectiva de derechos humanos, resolviendo las problemáticas detectadas y focalizadas a la salud sexual y reproductiva, violencia de género, educación y autonomía económica, enfocadas al empoderamiento de las mujeres.

En el acuerdo por medio del cual se autorizó la cesión del predio a la Sedatu, se señala que la Ciudad de las Mujeres en el municipio de Querétaro permitirá generar un encuentro horizontal no solo entre las mujeres sino entre las familias que habitan el municipio de Querétaro.

El objetivo era contar con un espacio para las mujeres en situación de vulnerabilidad que permita aumentar las oportunidades de desarrollo y el grado de cohesión social, así como disminuir las desventajas sociales a través de una atención integral con enfoque de Derechos Humanos.

Actualmente el proyecto se encuentra parado, en obra negra y se requieren al menos 65 millones de pesos para concluirlo, que tendrían que ser aportados por los gobiernos estatal o municipal, ante el cierre de proyectos federales hasta que se determine la línea de la política social a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *