Exorcismo, más que salir de un juego

La Capilla de las Benditas Ánimas del Purgatorio, construida en la Catedral de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, ha convertido a Querétaro en la capital de los exorcismos en México; sin embargo, no todos quienes llegan ahí en busca de asistencia religiosa se encuentran bajo posesiones e influencias del demonio. Aunque hay quienes juegan a tentar a los demonios y quedan atrapados.

Y es que la práctica de la brujería, satanismo y el culto a la Santa Muerte son condiciones que desembocan en posesiones.

Además de juegos como la Ouija, Charlie o el vudú son puertas que se abren para que puedan tener acceso a las personas los entes demoniacos, poseerlos o influirlos.

Monseñor José Martín Lara Becerril, Vicario General de la Diócesis de Querétaro y titular de la Pastoral de Sanación y Liberación, explica que sólo el 5 por ciento de las personas que acuden a ellos presentan condiciones de posesión e influencia demoniaca.

Las características son: que rechace todo lo religioso, cambio de voz y fuerza o violencia física.

Los restantes casos, señaló en entrevista con EL QUERETANO, obedecen a condiciones médicas de carácter psiquiátrico como estrés, esquizofrenia o paranoia; o bien, personas que tienen cambios repentinos e intensos provocados por el consumo de alguna droga que es del desconocimiento de sus familiares y suponen que presentan características de posesión o influencia de algún demonio.

“A veces se confunde, pero nosotros partimos de un discernimiento, que es sentarse para platicar acerca de la persona y saber si se trata de algo físico, psicológico o espiritual, eso es básico, si yo no hago un buen discernimiento y atiendo a una persona con una oración de liberación o un exorcismo obviamente que no lo voy a ayudar porque su problema no es espiritual su problema es mental”.

Y explica el método que utilizan los sacerdotes que integran la Pastoral de Sanación y Liberación para identificar los casos que les llevan para su atención.

“Para los sacerdotes que atendemos esta pastoral lo importante es un buen discernimiento, y eso se logra sentándonos a platicar con la persona. Una vez que se haya hecho el discernimiento, si es algo espiritual se le atiende por medio de una oración de liberación, o de un exorcismo, según sea el caso… No es difícil, es cuestión de paciencia, porque a veces se siente mal y es normal, pero es algo mental”.

La Pastoral de Sanación y Liberación fue creada por la Diócesis de Querétaro para atender los casos de personas que presentan cuadros que requieren de la asistencia espiritual especializada, por lo que para ser parte de ella se requiere de una preparación muy puntual en temas que abarcan también el exorcismo.

Actualmente está integrada por 5 sacerdotes encabezados por Monseñor José Martín Lara Becerril, Vicario General de la Diócesis de Querétaro, quien tiene su base en el templo de Santa Rosa de Viterbo, en la capital queretana, aunque la Capilla de las Benditas Ánimas del Purgatorio, dedicada a los exorcismos, pertenece a la Catedral de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, en el municipio de Colón.

En su experiencia, comenta, las personas que son más proclives a la posesión o influencia satánica son aquellos hombres y mujeres que se encuentran entre la adolescencia avanzada, juventud y la etapa de la madurez. No así los adultos mayores y niños.

Sin embargo, aclara, han tenido casos de niños a quienes sus madres desde antes del nacimiento consagran al demonio y cuando nacen presentan características especiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *