Paranoia a la Macuspana

 “La paranoia aguda se desarrolla muy deprisa entre los líderes fanáticos.” Juan Gómez Jurado, escritor y periodista español.

El mensaje que envió el Presidente, Andrés López, el pasado miércoles por la vía de sus redes sociales, ante las protestas encabezadas por elementos de la Policía Federal que rechazan ser incorporados a la Guardia Nacional y en el que acusaba que detrás de éstas había ‘mano negra’ nos muestra, nuevamente, la paranoia que vive el originario de Macuspana, Tabasco.

En un video de poco más de 5 minutos posteado en su cuenta de Twitter, López Obrador afirmó, primero, que los policías federales se ‘amotinaron’; afirmación falsa pues, de acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, motín es “el movimiento desordenado de una muchedumbre, por lo común contra la autoridad constituida” y si bien, la protesta de los elementos de la Policía Federal fue un movimiento, no fue ni desordenado, ni en contra de una autoridad constituida, sino que tuvo orden y hasta disciplina en algunos casos y se derivó de una serie de acciones de la autoridad, no contra ésta.

Es decir, la primera frase del presidente López no tenía sustento, pero ahí no paró la cosa. López Obrador afirmó que los bloqueos y protestas de policías federales no eran “una causa justa”, y que incluso veía “mano negra” o algo “raro” en estas manifestaciones.

“Se amotinan, toman las calles. Ofrezco disculpa a los ciudadanos por las molestias… no hay ningún motivo, ninguna razón, no es una causa justa, no se está despidiendo a ningún policía federal”, expresó el mandatario.

Fueron dos jornadas de manifestaciones, bloqueos e incluso de toma de casetas en diversas carreteras del país, dejando el paso libre a los automovilistas que circulaban por ellas; en todas las acciones coordinadas, los federales reclamaron por su posible traslado a la Guardia Nacional, y una afectación a sus condiciones laborales, además de la pérdida de derechos laborales ganados en años, con el sólo hecho de cambiar de institución.

Era pues, una especie de borrón y cuenta nueva en el ámbito laboral para miles de elementos que han arriesgado su vida en el ejercicio de su profesión. No se vale.

Decíamos que, a esas acciones el titular del Poder Ejecutivo federal respondió con la afirmación de que hay intereses creados detrás de las muestras de inconformidad.

En lo personal me parece que, en su gran mayoría, las inquietudes son legítimas y responden más a la pésima retorica que ha esgrimido el presidente contra la Policía Federal y a una inadecuada socialización del objetivo. Nuevamente nos encontramos con un error en materia de comunicación política de la cuatroté.

Al afirmar que hay mano negra detrás de las inconformidades, López Obrador vuelve a su mala costumbre de encontrar responsables más allá de su entorno personal o político; es incapaz de asumir la responsabilidad de sus afirmaciones y las consecuencias de éstas.

No puede, o no quiere, meter en cintura a su equipo de trabajo y ello le lleva al desgaste inútil.

AMLO ve enemigos donde no los hay; o quizás es su forma de acicatear a sus huestes para ganarse adeptos.

Decir que hay ‘mano negra’ es decir, en otras palabras: ‘Miren, porque soy bueno y honesto, todos los malos y dehonestos quieren que fracase’; es pues la paranoia de un hombre que ha luchado toda su vida contra el establishment pero que, una vez que ha llegado al poder, es incapaz de cambiar, de ajustarse; de modificar el método y en ello le va el fracaso.

López Obrador no cambia, no porque no quiera, sino más bien porque es incapaz de ver que sus métodos no funcionan y actuar en consecuencia.

El último párrafo. La democracia participativa que se ha comenzado a aplicar en varias colonias del municipio de Querétaro para definir la obra a realizar por parte de la autoridad municipal, sigue siendo una de las mejores políticas en la administración que encabeza Luis Bernardo Nava, máxime porque cuenta con el aval del órgano encargado de los procesos electorales, lo que le brinda a estas acciones un gran respaldo y una gran legitimidad. Ojalá sea una costumbre que se extienda y se mantenga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *