Fotos: Mario Valdés

Diana Carolina López, la pintura sin fronteras

Diana Carolina López, natural de la Ciudad de México residente de la capital queretana desde hace quince años; diseñadora gráfica por profesión y artista plástica por vocación.

Con contornos delineados sobre el autorreflexión y el género realista, docente de realismo al óleo y ganadora de Mención Honorífica por Jonathan LeVine´s Search for the Next Great Artist en Nueva Jersey, Diana retrata en entrevista su vida profesional y desvela mitos y realidades de la actividad artística en Querétaro.

Sin conjeturas anticipadas que le permitieran vislumbrar un futuro en la pintura, Diana Carolina recuerda su infancia como una etapa en la que prosperó su imaginación y se potenció su creatividad con actividades comunes de esta fase como juegos con plastilina, diamantina y migajón.

“Llegaba de la escuela y me ponía a hacer cosas. Jugar con plastilina, diamantina y el migajón del refri. Mi mamá tiene una foto donde no tengo más de dos años y estoy dibujando”, recuerda.

A poco de salir de la adolescencia, Diana Carolina decidió introducirse en el diseño gráfico al estudiar la licenciatura en esta rama en la Universidad del Valle de México en su natal Ciudad de México, bases didactas y lectivas que posteriormente se incorporarían como complemento ideal de su actividad artística.

La decisión, revela, se dio en terreno arenoso pues si bien tenía la seguridad de dirigirse sobre una línea que profesionalizara su creatividad, su conocimiento previo sobre la carrera fue insuficiente en un principio; circunstancia que, no obstante, no le impidió su egreso satisfactorio.

“Trabajando en eso me di cuenta de que me hacía mucha falta tener contacto con materiales, estudié un diplomado en pintura. Cursos con varios artistas, Gustavo Villegas, Rafael Rodríguez, Ramsés de la Cruz. Me fueron dando apoyo de becas de gobierno y en el 2016 fui a tomar unos cursos a Nueva York”, relata.

Tales experiencias marcaron el inicio de la redirección que tomó su vida profesional a través de un sinfín de sustracciones que aprovechó de sus maestros y la oportunidad de conocer un nuevo método de aprendizaje en tierras extranjeras.

Foto: Mario Valdés.

Ya titulada, la artista seleccionada por la X Bienal Nacional de Pintura y Grabado “Alfredo Zalce” en 2016, advirtió su apremio por profundizar en otras ramas de la creatividad y ampliar su conocimiento en la utilización de nuevos materiales que abrieran el contorno de su ejecución artística con miras a incorporar sus perspectivas y reflexiones.

De su experiencia académica en Nueva York realizada en The New York Academy of Art y The Art Students League, Diana Carolina integrante del proyecto Colección Milenio Arte del 2017, Luna Sol Dualidad, distingue la oportunidad de complementar su formación con elementos teóricos, las virtudes de presenciar el proceso creativo de artistas consagrados como parte de sus talleres y las rutas artísticas que en el país vecino ofrecen las galerías de arte que albergan obra de impacto internacional.

“Fue una gran experiencia, fue poquito tiempo, pero sentí como si fuera a asomarme a un pequeño hoyito y decir ¡guau! existe todo esto, pero ya me tengo que regresar”, recordó.

Su estancia apenas duró tres meses, sin embargo, el conocimiento adquirido solidificó las bases de su carrera en la pintura, al grado de enfrentarse a la oportunidad de realizar su primera exposición individual “Estaciones de virtud” con sede en la Galería Municipal Rosario Sánchez de Lozada en el 2015, antesala de una serie de exposiciones y plataformas sucesivas que se cristalizaron tanto en Querétaro, como en otras entidades federativas y naciones del mundo.

En este tenor, al lado de cien artistas mexicanos impulsados por Milenio, Diana Carolina expuso en el Museo de América de Madrid, España (2018).

Simultáneamente, su obra ha sido expuesta en Londres y Jersey City, además de ferias de arte internacionales como Art Basel Miami y Littletopia en Los Ángeles.

Sin embargo, luego de metas superadas hay nuevos propósitos, entre ellos, consolidar un proyecto con perspectiva de género que refleje las luchas recientes de las mujeres por dignificarse a contrapelo de los casos de acoso sexual o desvalorización moral, además de continuar como titular de talleres de pintura realista al óleo, pues es una labor que disfruta por las múltiples satisfacciones que le traen transmitir sus conocimientos a mentes despiertas y dispuestas representar la nueva producción artística local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *