Ciclovías sin sentido

Eran tiempos de campañas, de propuestas y promesas. Hace 3 años y como parte de su campaña a la Presidencia Municipal de Querétaro, el entonces candidato Marcos Aguilar, prometió construir más de 100 kilómetros de ciclovías en la capital del estado. Y cumplió.

Sin embargo, las acciones y obras han causado división entre los ciudadanos y los usuarios que no siempre ven a satisfacción las acciones.

“Ha sido una muy buena idea, ya que es un sistema que se utiliza en ciudades grandes e importantes. Buena idea, pero no implementada de una forma adecuada, en algunas calles y avenidas están excelentemente diseñadas, pero en otras afectan tanto a bicis como a autos”, asegura el ciclista Andrés Reséndiz Arce, estudiante de Ingeniería Industrial-logística.

En el trienio que está por concluir se invirtieron 120 millones de pesos para la construcción de 27.6 kilómetros de carriles y 50 kilómetros de circuitos ciclistas, un costo promedio de 1.5 millones de pesos por cada kilómetro de ciclovía.

En un recorrido realizado por EL QUERETANO, se detectaron situaciones que no terminan por optimizar el uso de la bicicleta a pesar de la inversión en ciclovías.

Bicivía invisible

La de la calle de Ezequiel Montes de Universidad a Zaragoza, fue una de las obras más polémicas de la administración y sí, cuenta con una ciclovía, aunque esta sea indetectable para los automóviles. Del lado derecho de la calle, existe un espacio donde el cambio de orden en el adoquín esboza lo que se supone es el espacio para que circulen las bicicletas, inclusive cuenta con rampas para librar las paradas de camión, pero al no contar con ningún tipo de señalamiento o separación del flujo vehicular, el espacio es utilizado por autos, camiones, taxis  e inclusive aquellos que se estacionan ‘rápido’ en algún comercio.

Ciclovía que desaparece

En la calle Armando Birlaín Shaffler y Av, Fray Luis de León, frente al Congreso Local, la ciclovía fue literalmente tapada con asfalto, luego de que primero fue pintado de verde y se marcó la zona con bollas amarillas.

Doble ciclovía

Si de exageraciones hablamos, el Circuito Álamos es el mejor ejemplo. El camellón tan celosamente cuidado por los vecinos de la colonia, cuenta ya con una ciclovía y trotapista confinada; es decir, separada por una guarnición de concreto de los carriles de circulación de automóviles; sin embargo, alguien decidió que era buena idea colocar otra ciclovía del otro lado de la banqueta, por lo que se pintó un tramo de verde y se colocaron las respectivas bollas, lo que redujo el flujo vehicular a un solo carril, pues además, se marcó un área de estacionamiento después de la ciclovía.

Ciclovía que reduce movilidad

En el camino al Campo Militar, esquina con 5 de febrero, se instaló una ciclovía del lado derecho de la calle, justo donde se encuentra una parada de autobús. Así, una calle amplia, con espacios suficientes para que los vehículos transitaran sin mayor problema, quedó reducida a un carril de circulación en automóvil, mientras los ciclistas deben lidiar con la parada de autobús.

Autos estacionados, un peligro

La mayoría de las ciclovías fuera del primer cuadro de la ciudad, han recorrido el espacio para estacionar vehículos al costado derecho, lo que ha provocado un buen número de accidentes por personas que abren la puerta del auto. Este problema fue resuelto en países como Holanda, al obligar en el reglamento a los pasajeros de un auto a abrir la puerta con la mano contraria para verse forzados a voltear hacia atrás.

“La (ciclovía) que no funciona es la de Universidad en ambas direcciones… los semáforos de bicis no fueron buena idea, no ayudan mucho y están mal programados ya que no permiten una libre circulación de bicis y autos. La ciclovía que está sobre Ezequiel Montes, el paso sobre las paradas de autobús es un problema; la de Ejército Republicano atrás de Plaza de las Américas, porque el asfalto está horrible, autos abren puertas de manera inesperada y provocan accidentes, a mí me ha pasado y también que la gente no cruce en las esquinas”, dijo Andrés Reséndiz.

 Extra: Ciclovías preferidas

“La (ciclovía) de Tecnológico, uff, es genial desde Hidalgo a Universidad; la de Calesa a Hércules fue en una amplia avenida sin afectar el tráfico; la de Universidad a 5 de Febrero, excepto un tramo en la primaria Bicentenario y la de Hidalgo en el tramo de la UAQ”, mencionó el usuario Andrés Reséndiz Arce quien diario se moviliza en bicicleta desde su casa en Santa Mónica.

Francisco Hernández

Reportero de El Queretano.

francisco has 183 posts and counting.See all posts by francisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *