Un elefante mítico y surrealista

Considerado uno de los máximos representantes del surrealismo y una de las figuras más versátiles del movimiento, Salvador Dalí se inspiró siempre en el arte renacentista para crear obras extremadamente imaginativas y excéntricas, mismas que solo fueron el reflejo de una personalidad y su carácter provocador, travieso y cómo no, también extravagante.

De martes a domingo el Museo de Arte Contemporáneo de Querétaro, aloja uno de los símbolos más recurrentes del español: un elefante. Situado en el patio principal del recinto la mítica escultura seduce y da la bienvenida a cientos de miradas que visitan el lugar. 

Space Elephant Monumental, la imagen del elefante con patas de araña, -que se hizo famosa en el óleo sobre lienzo de Dalí, La tentación de San Antonio (1946)-, tiene siete toneladas de bronce y casi ocho metros de altura. 

La figura pertenece a la Colección del Universo Dalí y se ha exhibido en prestigiosos lugares al aire libre de manera continua desde la década de 1980. Siempre ubicado fuera de las galerías de arte, o en algunas plazas de distintas ciudades, desde Querétaro, hasta Beijing, este imponente bronce funciona como pieza de relaciones públicas fundamentales, atrayendo todo tipo de atención.

Un poco de Historia

En los años 40, el español incorporó elefantes a sus imágenes, representando pureza, fuerza, sabiduría y su longevidad que era emblema de inmortalidad. Estos elefantes se caracterizan por tener las patas y trompa largas, asociadas con la levitación y firmeza.

Exponen también el futuro y son un símbolo de fuerza. Los obeliscos que cargan en su lomo connotan poder, dominación y por supuesto fortaleza y solidez, aunque en los cuadros del artista se les ve como seres frágiles por sus patas de araña, Dalí refleja su dureza al soportar el peso en sus espaldas. 

«Estoy pintando cuadros que me hacen morir de alegría, estoy creando con una absoluta naturalidad, sin la menor preocupación estética, estoy haciendo cosas que me inspiran una emoción profunda y estoy tratando de pintarlos honestamente», declaró Salvador Dalí en esa época. 

En la obra La tentación de San Antonio, estos animales están en fila y cargan con diferentes elementos, como una mujer desnuda o un obelisco inspirado en el motivo del sueño de la novela El sueño de Polífilo (1499), que utiliza Bernini en su escultura El elefante de Minerva (1667). Los elefantes se encuentran también en el jardín del Castillo Gala Dalí de Púbol.

La Escultura

Limitado por el extenso pero obsesivo mundo de los lienzos planos y bidimensionales, Dalí se dirigió a la escultura porque sintió que era la forma más completa y absoluta de manifestar todas y cada una de sus inspiraciones. Su punto máximo de excitación ocurrió cuando vio plasmadas sus visiones en obras surrealistas con volumen y apreciadas en diferentes ángulos. 

Space Elephant Monumental, fue terminada en 1980, representando un aspecto muy significativo de surrealismo tridimensional y muestra del ímpetu expresivo de las imágenes iconográficas del artista español.

El multifacético artista y uno de los principales íconos del movimiento surrealista, el español Salvador Dalí (1904-1989), llegó a la ciudad de Querétaro el pasado mes de noviembre junto con la inauguración del MACQ.

Para aquellos que quieran apreciar esta escultura del siglo XX, el Museo de Arte Contemporáneo, la resguardará hasta el mes de abril como parte de la muestra colectiva de 88 piezas contemporáneas y una exposición temporal de las colecciones Museo Jumex, FEMSA, Rufino Tamayo, entre otras.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *