La revolución de la cerveza artesanal y el Oktober Fest

Las fechas patrias han quedado atrás y la cuidad de Querétaro, cargada de un intenso bagaje histórico y cultural, vuelve un poco a ser la ciudad cosmopolita que es ahora, en la que la mismísima Corregidora, Doña Josefa Ortiz, podría disfrutar desde una Crep, hasta un plato de comida en cualquier de los bufetes chinos de nuestra urbe, pasando por la extensa gama de posibilidades culinarias que enriquecen el espíritu pluri cultural de esta ciudad.

Prueba de lo anterior es el recientemente adoptado OktoberFest, una celebración muy alemana que gira en torno a la cerveza- en el caso mexicano, la artesanal- y la gastronomía típica de aquellas tierras europeas, celebración que tiene por lo menos 4 años de llevarse a cabo  formalmente en tierras queretanas.

Según datos de los propios organizadores del evento, éste se ha posicionado como el festival temático preferido en su rubro en todo el país, cosa que no se podría lograr sin dos importantes ingredientes, el primero, como ya mencionamos, la diversidad étnica y cultural de nuestro estado, y el segundo, la combinación entre la cultura cervecera y el amor creciente hacia lo artesanal, muestra de ello es el gran número de compañías cerveceras que han surgido en nuestra entidad.

La efervescencia- término ad hoc a la causa- de dichas marcas, muy a pesar de el hegemónico dominio de las grandes etiquetas, le ha ido abriendo espacio a marcas queretanas como Cervecería Hércules, cervecería Toro y cervecería  Josefa, por mencionar algunas  de las muchas que han encontrado arraigo, gracias también a que los jardines “cheleros” y gastronómicos, han jugado bien su papel como canal  de venta único, en el que se combina, cultura, arte y cerveza como fórmula mágica estimulando la creatividad de los maestros del lúpulo.

A pesar de lo ya mencionado, nada de lo anterior sería posible sin la tendencia a la refinación en el gusto de los consumidores y en la búsqueda de una mezcla perfecta que satisfaga por completo el elemento “insight” por el cual gustan de la cerveza, miso que en su mayoría recae en la parte de la preparación del “elixir” vikingo.

Los factores que diferencian a una buena “chela”- pa´ los cuates-  artesanal de una industrializada tiene mucho que ver con los ingredientes, lo cuál  genera un producto libre de conservadores y completamente natural,  esto debido a que su preparación es meramente “manual” sin someterse al proceso de pasteurización que  le quita aroma y cuerpo a las que se producen en grandes cantidades con la intervención mínima del hombre y sin el sazón de un buen maestro cervecero.

“El Queretano” al servicio de la comunidad.

Estamos seguros estimados lectores que, como a nosotros, el H. departamento de redacción de este su semanario preferido, el solo hablar de este tema, despierta una curiosidad -meramente científica cabe resaltar- por probar y conocer más del tema para aumentar sus conocimientos en el manejo del lúpulo y sus celestiales derivados; sin embargo, les tenemos dos noticias, la primera, no tan buena, pues el OktoberFest se llevó a cabo  hace unos días y tendremos que esperar un año completo para vivir la experiencia; la segunda es que a lo largo de estos 12 meses de espera, podrán preparar su paladar para llegar como todo un experto a dicho evento,  por lo que les dejamos una rápida guía (no a manera de tarea) para que busquen y prueben todas las variedades del preciado liquido artesanal que se vende a lo largo y ancho de nuestra ciudad.

Cervezas Lager: Son cervezas que usan levadura lager que actúa en la parte baja del fermentador. Requieren en general bajas temperaturas de fermentado y tiempos largos

Cervezas Ale: Las ale, al revés que las lagers, son de fermentación alta. Se suele fermentar a temperaturas que rondan los 19 grados durante periodos cortos que van de 5 a 7 días.

Cervezas de trigo: Son toda una categoría en sí, y son especialmente importantes en Alemania. Están hechas total o parcialmente con malta de trigo, son claras de color y de baja graduación.

Pale Ale: toda una familia de cervezas ale de color claro, elaboradas con pequeñas proporciones de malta tostada. Suelen ser cervezas con mucho lúpulo y por lo tanto con mucho sabor.

Cervezas Stout: Es una cerveza muy oscura, hecha con una buena proporción de maltas tostadas y caramelizadas además de una buena dosis de lúpulo.

Con estos mínimos conocimientos, aumentar su expertiz no será problema alguno, claro está, siempre en pro de la cultura cervecera queretana y el impulso a sus productores locales.  ¡Skál!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *